Actualidad

Hacia competencias y habilidades comunes a la región en algunos temas claves del currículo.

El Currículo en Emergencia es un concepto que concreta los cambios que los países han ido realizando, obligados por la situación crítica de la pandemia, para dar continuidad a los aprendizajes de las y los estudiantes. Aspectos que antes parecían intocables fueron cambiados: seleccionar y priorizar contenidos y subrayar la importancia de las habilidades y competencias que se requieren; metodologías diversas que no tenían al profesor como centro y protagonista; atención al bienestar físico, sicológico y socioemocional de las y los estudiantes como condicionante básico del aprendizaje.

La dinámica de cambio acelerada por esa situación fue expresada por el Consejo de Ministros de Educación de la CECC al poner en evidencia que “ya nada será igual” después de lo acontecido. Por ello propusieron la consolidación y profundización de esos cambios, en torno a tres tipos de competencias o habilidades que han sido -y aún son- fuertemente demandadas durante la pandemia: las socioemocionales, las alfabetizaciones fundamentales y las requeridas por la educación en ciudadanía.

El Currículo en Emergencia es un currículo en proceso especial de cambio para aprovechar las lecciones aprendidas al enfrentar la suspensión de clases presenciales debido a la pandemia. Los tres tipos de habilidades referidas forman parte de la propuesta de elaboración de un currículo común a la región para enfatizar algunas de dichas competencias con energía similar y aprovechando las posibilidades formativas que brinda el trabajo colaborativo que realizan los Ministerios de Educación por medio de sus equipos técnicos especializados para responder a los desafíos que la pandemia planteó al currículo.

La Oficina Internacional de Educación de la UNESCO (IBE, por su nombre en inglés) apoya a la CECC en este proceso de construcción colectiva de las orientaciones curriculares para desarrollar de forma común el currículo en esos aspectos. A partir de la elaboración de un Documento Conceptual básico, se han realizado algunas actividades de consulta, entre ellas tres Talleres Temáticos cada uno sobre uno de los ejes mencionados, durante los días 7, 9 y 13 de junio pasados.

Han participado en ellos varias decenas de delegados ministeriales designados por las autoridades de cada país. La participación comenzó en la etapa preparatoria de los talleres, mediante la lectura de documentos recomendados. En cada taller se hizo una presentación sumaria del marco conceptual propio de cada una de las competencias y se dejó abierta a los países las intervenciones para proponer ideas y sugerir qué competencias podrían ser comunes a todos los países. Con esos insumos, los especialistas del IBE están actualmente preparando un Marco Regional del Currículo en Emergencia que de distribuirá a comienzos del próximo mes de agosto a los países para iniciar un proceso coordinado por la CECC para analizar en cuánto las ofertas curriculares de los países podrían ajustarse a esa visión común.

Con esta propuesta, los países de la CECC se encuentran a la vanguardia de procesos concretos de avance hacia la Educación Transformativa que propone Naciones Unidas y a pensar en la cual ha convocado el Secretario General a una cumbre mundial que se desarrollará en el mes de septiembre. Quienes participen en las consultas previas que se están realizando en los países, pueden dar cuenta de que la región SICA tiene algunas ideas claras de hacia dónde debe dirigirse esa acción transformadora de una educación exigida al máximo por la pandemia. Si bien ésta ha producido situaciones críticas, ha servido, también, para acelerar un proceso de cambio que ya venía siendo emprendido por los países de esta región.